¿Qué es la pudrición negra en las uvas? Aprenda sobre el tratamiento de la uva con pudrición negra

¿Qué es la pudrición negra en las uvas? Aprenda sobre el tratamiento de la uva con pudrición negra

Por: Kristi Waterworth

Cultivar uvas en el jardín de la casa es una labor de amor. Todo el entrenamiento y la poda y los años y años de espera por el primer lote de uvas pueden ser mucho para cualquier productor. Cuando la pudrición negra de la uva arruina su cosecha, es posible que desee tirar la toalla. ¡No temáis! Existe un tratamiento de uva de pudrición negra y, con un poco de esfuerzo, puede vencer esta despiadada enfermedad fúngica.

¿Qué es la podredumbre negra en las uvas?

La pudrición negra de las uvas es una enfermedad fúngica que persiste en las vides durante muchos años sin tratamiento. Los primeros signos de enfermedad aparecen como lesiones circulares amarillas en las hojas jóvenes. A medida que estas lesiones se extienden, se doran y brotan cuerpos fructíferos de hongos negros que se parecen a los granos de pimienta. Con el avance de la enfermedad, las lesiones pueden rodear el pecíolo de las hojas individuales, matándolas. Eventualmente, el hongo se propaga a los brotes, causando grandes lesiones elípticas negras.

Aunque los síntomas de la hoja son molestos, el daño real de la pudrición negra de la uva proviene de los síntomas de la fruta. En muchos casos, las frutas están a la mitad de su crecimiento antes de que comiencen a mostrar signos de infección; las mismas pequeñas lesiones marrones en las hojas comenzarán a aparecer en las uvas. Estas áreas se ablandan, se hunden y se pudren en solo unos días y lo que queda de la fruta se arruga y se convierte en una fruta pequeña y dura parecida a una pasa, una momia cubierta de cuerpos fructíferos de hongos.

Cómo ahorrar uvas con podredumbre negra

La pudrición negra de la uva es difícil de detener una vez que se ha apoderado de la fruta en crecimiento. Muchos jardineros considerarían la cosecha de este año como una causa perdida y trabajarían para prevenir la recurrencia de la enfermedad.

El mejor momento para tratar la pudrición negra de las uvas es entre la brotación y aproximadamente cuatro semanas después de la floración; tratar fuera de esta ventana probablemente termine en frustración. Sin embargo, si quiere probar, el captan y el myclobutanil son los fungicidas de elección.

La prevención es clave cuando se trata de la pudrición negra de la uva. Durante la limpieza de otoño, asegúrese de que se hayan eliminado todas las momias de la vid y de que se haya destruido todo el material vegetal del suelo. Elimine todas y cada una de las áreas con lesiones; las vides pueden soportar una poda severa; en caso de duda, recórtela. Si aparecen hojas en la primavera siguiente con nuevas lesiones, retírelas de inmediato y comience un programa de tratamiento en aerosol con uno de los fungicidas mencionados anteriormente.

Este artículo se actualizó por última vez el


Podredumbre negra de la uva

La pudrición negra es una de las enfermedades más dañinas de las uvas en Ohio y otros estados del noreste. La enfermedad es causada por el hongo. Guignardia bidwellii. El hongo puede infectar las hojas, brotes, bayas, zarcillos, raquis y tallos de racimo (pedúnculos) de las uvas. Si la enfermedad no se maneja a principios de la temporada, el impacto en los racimos de uva puede ser devastador y provocar pérdidas totales de cosechas.

Figura 1. Manchas de pudrición negra en una hoja de parra. El recuadro muestra los picnidios oscuros que se pueden ver en el centro de cada mancha.

Desarrollo y síntomas de la enfermedad

El desarrollo de la enfermedad se ve favorecido por el clima cálido y húmedo. Los síntomas de la pudrición negra aparecen primero como pequeñas manchas amarillas en las hojas. Las manchas (lesiones) agrandadas tienen un borde rojo pardusco oscuro con centros de color marrón oscuro a marrón oscuro (Figura 1). A medida que se desarrolla la infección, aparecen pequeños puntos negros en la lesión, por lo general en forma de anillo cerca del borde de la lesión (Figura 1 recuadro). Estos puntos son estructuras fúngicas (picnidios), que contienen miles de esporas (conidios) que pueden infectar tejido nuevo. Las nuevas infecciones pueden ocurrir en menos de 10 horas a temperaturas entre 60 y 85 grados Fahrenheit.

Las lesiones en los brotes, tallos de racimo, raquis y zarcillos tienen forma ovalada y están hundidas con un color púrpura a negro. Los síntomas de la fruta generalmente no comienzan a aparecer hasta que las uvas tienen el tamaño de un guisante o más. Se forman manchas marrones en la fruta y luego la fruta comienza a marchitarse y se vuelve negra (Figura 2A). Las bayas eventualmente se marchitarán en estructuras duras parecidas a pasas llamadas momias (Figura 2B-C). Las momias suelen permanecer adheridas al racimo. Los picnidios también se forman en brotes, tallos de racimo, raquis, zarcillos y momias, y son una fuente de conidios (e infecciones) la primavera siguiente. Un segundo tipo de espora, una ascospora, también se produce en las momias de la fruta.

En la primavera, las ascosporas se liberan a la fuerza en el aire y se propagan a nuevos tejidos. En Ohio, las ascosporas son una fuente importante de infecciones primaverales. A menudo, se pueden observar varias etapas de la pudrición negra en las bayas en un solo racimo (Figura 2).

Figura 2. A) Varias etapas de la enfermedad de la pudrición negra en las bayas pueden ocurrir en un racimo al mismo tiempo. B) La fruta infectada se marchita y se vuelve negra. C) Primer plano de momias de frutas. Imagen cortesía de Mike Ellis.

Manejo de la podredumbre negra

Resistencia a la pudrición negra

Todas las variedades cultivadas (americano, híbrido francés o vinifera) de las uvas son susceptibles a la infección por el hongo de la pudrición negra. Sin embargo, durante la temporada de crecimiento, las bayas se vuelven resistentes a las infecciones por podredumbre negra. Concord es una de las primeras variedades en volverse resistente, mientras que V. vinifera las variedades son las últimas en obtener resistencia. En todas las variedades, la resistencia se produce de cuatro a seis semanas después de la floración.

Practicas culturales

Para nuevas plantaciones de uva, seleccione un lugar soleado que permita una buena circulación de aire. Oriente las hileras con los vientos predominantes para permitir que las plantas se sequen rápidamente durante el clima húmedo.

Saneamiento

El saneamiento juega un papel importante en la limitación de la cantidad de inóculo de pudrición negra que se encuentra en un viñedo. Si solo aparecen unas pocas lesiones en las hojas en la primavera, estas deben eliminarse. La eliminación de los zarcillos y las cañas enfermas mediante la poda durante la temporada de inactividad reducirá la cantidad de esporas disponibles para causar infecciones en la primavera. Sin embargo, la eliminación de las momias, ya sea en el piso del viñedo o que permanezcan en el dosel, tendrá el mayor impacto en la reducción de la enfermedad de la pudrición negra en el viñedo. Las momias en el dosel proporcionan inóculo mucho más tarde en la temporada que las que han caído al suelo del viñedo y, por lo tanto, se les debe dar prioridad para su eliminación. En plantaciones pequeñas, se alienta la eliminación de frutos enfermos cuando se observan por primera vez. Cualquier momia que quede en el dosel al final de la temporada debe dejarse caer al suelo y enterrarse.

Control químico

Los fungicidas, aplicados temprano en la temporada de crecimiento, son un componente crítico de un programa de manejo de la pudrición negra. El programa de aspersión más eficaz se enfoca en el período antes de la floración cuando la producción de esporas alcanza su punto máximo. Los fungicidas deben rociarse durante el período que va desde la floración temprana hasta las tres o cuatro semanas posteriores a la floración.

Productores comerciales puede consultar el Guía de manejo de plagas de frutas del Medio Oeste (Boletín 506) y / o Desarrollo de un programa eficaz de pulverización de fungicidas para uvas de vino en Ohio (Plant Pathology Series No. 147) para conocer las recomendaciones actuales de fungicidas.

Cultivadores de traspatio se refieren al Boletín 780, Control de enfermedades e insectos en las plantaciones de frutas en el hogar para recomendaciones de fungicidas. Esta publicación y la Guía de manejo de plagas de frutas del Medio Oeste (Boletín 506) se pueden obtener en la oficina de Extensión de su condado o en la librería en línea de Publicaciones CFAES en estore.osu-extension.org.

Recursos útiles

Se puede encontrar un modelo en línea para determinar las condiciones climáticas de Ohio necesarias para que ocurran los períodos de infección por podredumbre negra en el sitio web de la Red de Aplicaciones del Ambiente y el Tiempo (NEWA) en newa.cornell.edu.

Autor original: Michael A. Ellis, profesor emérito, Departamento de Fitopatología (Publicado originalmente en 2008).


Mildiú velloso

El mildiú velloso también infecta tanto las hojas como los frutos. Los síntomas de las hojas aparecen primero como manchas amarillas, a veces descritas como de apariencia aceitosa. Después de un período de noches cálidas y húmedas, aparece un crecimiento de hongos suaves y blancos en la parte inferior de las hojas y otros tejidos infectados. Si no está seguro de si la enfermedad es mildiú velloso, coloque el tejido infectado en una bolsa de plástico con una toalla de papel humedecida y déjelo toda la noche. Si hay crecimiento / esporas de velloso blanco fresco al día siguiente, es mildiú velloso. Si se infecta poco después de la floración, la fruta puede, en condiciones cálidas y húmedas, cubrirse completamente de esporas blancas (figura 3). La fruta se vuelve resistente dos o tres semanas después de la floración, aunque el tallo que conecta el racimo de la fruta con la planta aún puede infectarse y hacer que el racimo muera.

El mildiú velloso sobrevive al invierno como esporas en las hojas muertas y otros tejidos en descomposición, similar a la costra del manzano. Si una vid estuvo muy infectada durante la temporada de crecimiento, puede ayudar a quitar las hojas muertas de debajo de la vid en el otoño. Las buenas prácticas de poda y entrenamiento reducirán drásticamente las infecciones en nuestro clima más seco. Trate de mantener una "cortina" de follaje de no más de un par de hojas de espesor. (Esto también ayudará a reducir la pudrición negra). Al igual que con la pudrición negra, los cultivares varían en susceptibilidad al mildiú velloso: "Frontenac" y, hasta cierto punto, "Marquette" son resistentes, mientras que "Valiant" y "LaCrescent" son susceptibles, y "Brianna" es intermedia.


3) mildiú velloso, Plasmopara viticola


Síntomas del follaje
Foto: Clemson Un.-USDA Coop Ext
Serie de diapositivas, Bugwood.org


Síntomas en la fruta
Foto: Bruce Watt, ONU de Maine,
Bugwood.org

Mildiú velloso es una enfermedad grave del follaje y la fruta que se produce de forma irregular en Maryland. El hongo pasa el invierno en el suelo en hojas infectadas de la cosecha del año anterior. Las esporas infectan el follaje y la fruta durante la mayor parte de la temporada. Las lesiones foliares generalmente aparecen como manchas de color amarillo brillante en la superficie superior de la hoja, y la superficie directamente debajo de estas lesiones parece casi esponjosa con un crecimiento micelial blanco. Las infecciones de la fruta ocurren con mayor frecuencia en la mitad inferior del racimo y aparecen primero como una podredumbre marrón firme que hace que la baya se marchite y caiga temprano. La enfermedad es generalmente más severa en las estaciones húmedas y tiene el potencial de causar una defoliación total al final del verano, haciendo que las plantas sean extremadamente susceptibles a los daños causados ​​por las bajas temperaturas en el invierno.


Erradicar la pudrición negra en la parra

Los boletines informativos por correo electrónico diarios y semanales de TribLIVE brindan las noticias que desea y la información que necesita, directamente en su bandeja de entrada.

Pregunta: Llevamos más de 50 años con nuestro emparrado y siempre hemos tenido una buena cosecha de uvas Concord para hacer jalea. Los últimos tres años no hemos tenido uvas por heladas o algún tipo de tizón. Los racimos de uva se formarían y tendrían uvas verdes, pero todos se volverían negros. Si se trata de algún tipo de plaga, ¿qué puedo hacer para deshacerme de ella y volver a tener una buena cosecha de uvas?

Respuesta: Parece que sus vides han sido víctimas de la podredumbre negra. Esta enfermedad fúngica es causada por un organismo conocido como Guignardia bidwellii. Es un patógeno común de la uva, especialmente cuando tenemos un manantial húmedo. Da lugar a uvas a medio crecer que se pudren y caen de la vid antes de madurar.

Inicialmente, la pudrición negra aparece como pequeñas manchas amarillas en el follaje. Unas semanas después de que comienza la infección, las manchas se oscurecen y dispersan miles de esporas, causando lesiones en las puntas del tallo y los zarcillos. Muy pronto, las esporas se trasladan a la fruta en desarrollo y causan la podredumbre que describe.

Desafortunadamente, esta enfermedad es difícil de controlar una vez que se afianza, pero si sigue algunos pasos, puede recuperar su cosecha de uva concord.

1. Cada otoño, limpie las enredaderas. Este es el paso más importante en el control de enfermedades. Arranque y destruya todas las “momias” de uva quemándolas o tirándolas a la basura. Luego, quite las hojas enfermas rastrillándolas del suelo debajo de las plantas y tírelas a la basura. Las “momias” que caen al suelo o permanecen adheridas a la vid reintroducirán automáticamente las esporas en las plantas la siguiente temporada. Deben eliminarse.

2. A fines del invierno, cuando aún están inactivas, rocíe las enredaderas con cal y azufre para controlar las esporas que hibernan. Este paso no sustituye la limpieza de las plantas y la eliminación de todas las "momias", pero sí ayuda a matar las esporas que se adhieren a las vides desnudas durante el invierno.

3. Proporcione una buena circulación de aire. Para ayudar a que las frutas en desarrollo se sequen más rápido después de las lluvias, la poda de verano es fundamental. Diríjase al emparrado de uvas a finales de junio o principios de julio y corte todas las hojas, brotes y zarcillos de la uva que cuelgan sobre los racimos de uvas en desarrollo. Use un par de tijeras de podar limpias y afiladas para exponer los racimos de frutas a la luz solar y al aire.

4. Aplique un bio-fungicida, como Serenade, muy temprano en la temporada. Las enredaderas deben rociarse bien antes de que se presente cualquier síntoma, especialmente porque ha tratado con este hongo en años anteriores. Rocíe tan pronto como el crecimiento inicial de la vid alcance aproximadamente 2 a 3 pulgadas de largo. Esto le permite controlar el patógeno antes de que se establezca en las hojas y se extienda a la fruta. Rocíe tanto la superficie de las hojas superior como la inferior, así como las propias enredaderas.

5. Continúe rociando a intervalos de 10 días hasta cuatro semanas después de que las plantas terminen de florecer. Este es el momento más crítico para el control. Pulverizar temprano, antes de que las plantas florezcan, es muy importante para controlar esta enfermedad. Una vez que las uvas se forman y alcanzan de cuatro a cinco semanas de edad, son naturalmente resistentes al hongo que causa la pudrición negra y los aerosoles ya no son necesarios.

Con las prácticas culturales adecuadas y el programa de rociado orgánico descrito, tendrá maravillosas cosechas de uva en los próximos años. Sea diligente y valdrá la pena.

La horticultora Jessica Walliser copresenta “The Organic Gardeners” a las 7 a.m. los domingos en KDKA Radio con Doug Oster. Su sitio web es jessicawalliser.com. Envíe sus preguntas sobre jardinería o paisajismo a [email protected] o The Good Earth, 622 Cabin Hill Drive, Greensburg, PA 15601.

Apoya al periodismo local y ayúdanos a seguir cubriendo las historias que te interesan a ti y a tu comunidad.


Enfermedad de la pudrición negra de la uva: cómo salvar las uvas con podredumbre negra - jardín

NOTA: Este material apareció originalmente en el Actas del décimo Oktober Gartenfest anual, patrocinado conjuntamente por Texas Cooperative Extension y el Centro de Historia Estadounidense de la Universidad de Texas (Dr. William C. Welch, presidente del comité) Winedale, Texas, 2003.

Las uvas han crecido naturalmente a lo largo de ríos y arroyos en Texas durante miles de años. Se ha identificado una amplia diversidad de especies de uva genéticamente únicas como nativas de Texas. El legendario T. V. Munson de Denison, Texas fue uno de los taxonomistas de uvas más importantes en clasificar las uvas del mundo en 1909. Sin embargo, no es necesario ser un científico de la uva para darse cuenta de la abundancia de uvas nativas en Texas. Cada río, arroyo, camino o hilera de cercas en el estado no está exento de una vid nativa. Estas especies nativas han jugado un papel importante en proporcionar resistencia genética a los patrones de uva utilizados en todo el mundo. Existe un gran contraste entre las uvas nativas y la producción comercial de uvas para vino en Texas. Cultivar vino en Texas es muy difícil.

Desafíos naturales que limitan el cultivo comercial de la uva en Texas


Los primeros europeos en Texas plantaron Vitis vinifera uvas del viejo mundo en asentamientos en Bellville, New Braunfels y Fredericksburg, pero nunca hubo informes de producción. Evidentemente, las limitaciones en Texas prohibieron su crecimiento. A mediados de la década de 1950, un intento significativo de crecer Vitis vinifera Las uvas de mesa en el Winter Garden y el Bajo Río Grande Valley fallaron debido a la muerte de la vid debido a una serie de limitaciones. Además de Texas, Vitis vinifera las uvas fracasaron en los estados del sudeste inferior desde Savanna, Georgia hasta Nueva Orleans, Louisiana. Con el tiempo, los esfuerzos por cultivar uvas del viejo mundo disminuyeron y el vino se hizo con uvas nativas. La nueva industria del vino de Texas no comenzó a escala comercial hasta finales de la década de 1970.

Enfermedad de Pierce - reconocido durante mucho tiempo como el factor limitante significativo para el cultivo de la uva en los estados de la costa del Golfo - es una fuerza negativa importante en Texas. Esta bacteria vive desapercibida en una amplia gama de plantas nativas y se transporta a las vides de uva, donde las mata en varios años tanto en el este como en el sur de Texas. Esto viene ocurriendo desde las primeras plantaciones europeas. Desde 1970, se pensaba que la Enfermedad de Pierce se limitaba al área al sur de las 800 horas de frío invernal por debajo de la línea de 45 ° F; sin embargo, en 1996 muchos viñedos en el centro de Texas al norte de esta línea se identificaron como Enfermedad de Pierce y mató a algunos viñedos por completo.

En Texas, donde hace calor en el invierno, la matanza de la vid fue diferente a la de California porque teníamos varios francotiradores de cabeza plana y alas vidriosas para trasladar las bacterias de las plantas hospedadoras a los viñedos. Desafortunadamente, no hubo un control positivo de la enfermedad de Pierce en 2001, aparte de plantar variedades resistentes, que son muy pocas. Estas uvas no tienen la calidad característica del clásico. Vitis vinifera variedades. LeNoir, Blanc duBois y varias otras son las mejores variedades resistentes. Jim Kamas está trabajando con los productores en una serie de ensayos que se dirigen al vector como método para controlar la enfermedad de Pierces. Dado que hay viñedos en la Zona de DP que nunca se han infectado, existe una gran esperanza para esta investigación. Una segunda enfermedad bacteriana, Crown Gall, también ha sido un problema grave en algunos viñedos.

Pudrición de la raíz del algodón Es un problema significativo en áreas del estado que tienen suelos alcalinos de pH alto. No es un problema en los suelos ácidos del este de Texas o en los suelos de las llanuras del sur cerca de Lubbock, Texas. Cuando las condiciones son adecuadas, la pudrición de la raíz del algodón puede matar una amplia gama de plantas dicotiledóneas, incluidos los viñedos. Donde existe el problema, los productores necesitan un patrón para el control de la pudrición de la raíz del algodón. Champanel y Dog Ridge se han utilizado con cierto éxito. El vigoroso crecimiento del mustang salvaje, Vitis mustangensis (Vitis candicans), parece ser prometedor, pero desafortunadamente es muy difícil de propagar.

Heladas de invierno son un problema importante en Texas. La nueva industria vinícola de Texas no recibió una congelación importante desde 1973 hasta 1989. Pero una congelación importante golpeó muy fuerte cuando a fines de octubre de 1989 las temperaturas bajaron 60 ° F en 24 horas, matando cientos de acres de vides maduras y esto ocurrió nuevamente en 1993. La Vitis vinifera La uva se cultiva en climas muy fríos, sin embargo, la uva no tiene un verdadero período de latencia o reposo, como el melocotón. En consecuencia, si las vides tienen actividad celular durante los períodos cálidos del otoño o el invierno, las heladas pueden ser letales. Además, las heladas primaverales pueden matar el crecimiento nuevo. Joven Vitis vinifera El establecimiento de la vid puede ser difícil de establecer en el oeste de Texas debido a las heladas de principios de otoño. Las heladas plantean un problema grave para las vides injertadas, porque las vides de portainjerto son extremadamente difíciles de volver a desarrollar en un nuevo tronco después de una helada dañina. En Newsom Vineyard en Plains, Texas, se descubrió que el daño por congelación se puede reducir hasta en un 40% usando dos troncos en lugar de uno.

Podredumbre negra es una enfermedad fúngica grave de las uvas en Texas. El desarrollo de uvas comerciales en Texas y el este de los Estados Unidos es en gran medida el resultado de nuevos y mejores fungicidas para proteger la fruta y las vides durante los períodos de lluvia. El lejano oeste de Texas puede crecer Vitis vinifera sin protección fungicida durante años típicamente muy secos, sin embargo, habrá años en los que será necesaria. Otras enfermedades causadas por hongos: la antracnosis, el mildiú velloso, el mildiú polvoroso y otras también pueden ser un problema.

Viñedos de investigación de la Universidad de Texas A&M

R. H. Price y H. Ness plantaron un gran viñedo de investigación en College Station, Texas, en 1893, que incluía más de 150 variedades con cuatro vides cada una. En 1898 todas las variedades con cualquier Vitis vinifera la herencia estaban muertas y las variedades con Vitis labrusca no funcionó en el clima del sureste de Texas. Los repetidos esfuerzos para establecer viñedos de investigación en el campus principal fracasaron debido a lo que ahora sospechamos que era la enfermedad de Pierce. En 2001 se estableció un nuevo viñedo para evaluar la tolerancia a la enfermedad de Pierce en variedades que han demostrado una supervivencia a largo plazo en el sur. Esto es del autor en cooperación con Greg Cobb. Además, se han plantado cinco ensayos de supervivencia de DP fuera del campus con Jerry Watson, Mike McCann, Jane Terrell, Charles Suechs y Scott Thompson.

Estación de Lubbock. En 1909, se plantó un gran viñedo de investigación de A&M en Lubbock, Texas, y se mantuvo hasta 1937 cuando se eliminó debido a la falta de interés público en la viticultura. En 1968, la investigación fue restablecida por Bill Lipe y continúa en 2001 bajo la dirección de Edward Hellman. Se han probado cientos de variedades de uva de todo tipo, así como portainjertos, poda, riego, manejo de plagas y protección contra el frío. Se están realizando nuevos ensayos con riego deficitario para conservar agua.

Estación Winter Garden. En 1931, Ernest Mortensen estableció un gran viñedo de investigación A&M en Winter Garden Experiment Station en Winter Haven, Texas. Se probaron más de mil variedades de uva y portainjertos hasta 1952 cuando se cerró el proyecto. Cuando se cerró el vivero de Munson and Son en Denison, Texas, la colección de variedades de Munson se trasladó a Winter Garden Station. Mortensen estableció Dog Ridge, Champanel y LaPryor como excelentes portainjertos resistentes a la pudrición de la raíz del algodón. Identificó a LeNoir, Champanel y Edna como buenos productores de frutas. También identificó a LeNoir, Herbemont y Barlinka como resistentes a la enfermedad de la vid, que ahora conocemos como enfermedad de Pierce. Mortensen también estableció que Vitis vinifera variedades tienen serios problemas de podredumbre negra en el suroeste de Texas.

Laboratorio de Investigaciones de Uva Montague. A&M llevó a cabo un importante programa de investigación de uvas en Montague, Texas, de 1939 a 1963. Uriel A. Randolph probó cientos de variedades de uva y demostró la superioridad de las uvas Favorite, Carmen, Beacon y Seibel 9110, así como Dog Ridge, Champanel y Portainjertos LaPryor. Se llevaron a cabo amplios proyectos de investigación sobre poda, fertilización y manejo de plagas. El programa se cerró por falta de interés público en la viticultura.

Uvas de mesa del sur de Texas

T. V. Munson

La historia de la viticultura de Texas requiere una discusión de T. V. Munson de Denison, Texas. Pocas personas han estudiado, describirán, clasificarán, criarán, seleccionarán, propagarán, comercializarán, registrarán y exhibirán mayor excelencia técnica acerca de la uva que el Sr. Munson. Durante 30 años, de 1880 a 1910, viajó 50,000 millas a caballo, tren y a pie en 40 estados, tomando notas concisas sobre más de 1,000 vides nativas. Luego dedicó tres años al desarrollo del primer borrador de su clasificación, y más tarde suministró a las principales universidades de viticultura del mundo un conjunto completo de especímenes de uva americana. Recibió reconocimiento nacional por su completa exhibición de uvas americanas en la Exposición de 1893 en Chicago, Illinois. Posteriormente, la exhibición fue entregada al USDA en Washington, DC, y fue la colección individual más grande y precisa de especies de uva jamás realizada.

T. V. Munson no solo clasificó las uvas, sino que también recolectó una gran cantidad de vides nativas y sus variedades actuales, las cuales crió y evaluó para seleccionar cultivares sobresalientes. Este fue uno de los programas privados de fitomejoramiento más destacados jamás desarrollado. Cuando se identificó una variedad superior, se propagó para la venta al público desde The Munson Nurseries. El sistema de ferrocarriles en Denison, Texas estaba idealmente ubicado para el envío de enredaderas y otras plantas hortícolas en todo el sur. Los beneficios de los viveros subvencionaron el estudio de la vid de toda la vida de Munson.

La mayor contribución de T. V. Munson fue su cooperación con la industria vitivinícola francesa en el desarrollo de portainjertos resistentes a la filoxera. Una vez que se identificó el problema como un insecto y se supo que las especies americanas eran resistentes, Munson asumió el gran desafío de trasladar material de portainjerto a Francia. Durante cuatro meses en el centro sur de Texas, desde los condados de Bell hasta Bexar, Munson organizó a decenas de trabajadores y propietarios de tierras que recolectaron 15 vagones de esquejes de tallos inactivos para enviarlos a Francia. Lo más importante es que todos los lotes se identificaron por especies y se enviaron a través de tres barcos al sur de Francia. Las cepas fueron el material reproductor de los portainjertos que salvaron la industria vitivinícola europea. Cientos de pueblos se salvaron y miles de viticultores pudieron volver a cultivar uvas. Los portainjertos utilizados en todo el mundo hoy en día se originaron en Europa a partir del material de uva nativo de Texas de Munson. Por este esfuerzo, T. V. Munson fue galardonado con la Legión de Honor, Chevalier du Merite Agricole, por el gobierno francés.

Munson, el hombre, fue verdaderamente una persona sobresaliente. Era muy inteligente, extremadamente motivado y físicamente fuerte. Munson fue un pensador profundo. La religión, la naturaleza y la filosofía fueron muy importantes, ya que estudió la Biblia, Platón, Aristóteles, Sócrates y especialmente Francis Bacon. Munson se esforzó por capturar "la naturaleza de la vida", cómo evolucionó y cómo interactuó con el medio ambiente. Se adelantó 100 años a su tiempo, cultivando uvas para adaptar la variedad al clima y para prevenir naturalmente los daños causados ​​por insectos y enfermedades. Creía en el logro. Para Munson no bastaba con escribir una idea, había que trabajarla hasta el final. En 1909, Munson publicó el trabajo de su vida sobre viticultura, Fundamentos de la cultura de la uva estadounidense, que está impreso hoy y disponible en la Biblioteca Pública de Denison, Texas.

Pioneros privados de la uva en Texas

A través de los años de poco interés en la viticultura de Texas, hubo personas cuyo amor por la vid mantuvo sus esfuerzos por aprender, propagar y cultivar vides sin intenciones de lucro o fama. Estos son los verdaderos héroes de la viticultura de Texas. C. O. Forester, Jr., de Elsa, Texas, de 1938 a 1995 hibridó uvas en busca de una uva de mesa para el Valle Bajo del Río Grande. Cruzó con éxito Vitis mustangensis (Vitis candicans) y Vitis vinifera para producir cinco cultivares sin semillas de calidad comercial, siendo los más destacados Mother Gloyd y Weisser, ambos sin semillas.

En 1966, Norman Willms de Los Fresnos, Texas, comenzó a probar las uvas de vino para el Valle Bajo del Río Grande y continuó hasta 1995. Durante este período, identificó dos uvas de vino sobresalientes. Muscanal, un híbrido natural de Vitis candicans, que tiene grandes racimos sueltos de uvas tintas, ha demostrado resistencia a todas las enfermedades de la fruta y la vid. Se informó que las Hermanas Francesas llevaron la segunda uva, Convent, a Texas y todavía está creciendo en la Catedral de la Inmaculada Concepción en Brownsville, Texas. Willms probó cientos de variedades de uva, siendo Muscanal y Convent las mejores.

En la década de 1950, el Sr. J. H. Dunn tenía un viñedo excepcional en Lubbock, Texas. Cuando el nuevo interés por la viticultura se desarrolló más tarde, Dunn pudo asesorar a los nuevos productores de uva. El viñedo Crites en Diley, Texas también fue una fuente de inspiración para la nueva industria.

Bodega Val Verde. En 1833, Frank Qualia, un emigrante italiano, estableció la bodega Val Verde de Del Rio, Texas. Al principio, se plantó la Misión, Vitis vinifera, sin embargo, cuando entró la Enfermedad de Pierce a principios de siglo, el viñedo se convirtió en LeNoir y Herbemont. Durante la segunda generación de Louis Qualia, se probaron más de 100 variedades de uvas, pero todas, excepto las resistentes a la enfermedad de Parkinson, murieron. Las variedades Munson más tolerantes a la PD, Champanel y Ellen Scott, permanecieron en el viñedo, sin embargo, a Ellen Scott finalmente se le permitió morir. Más de 20 bodegas comerciales estaban en producción en Texas antes de la prohibición, pero solo Val Verde Winery, bajo Louis Qualia, continuó después de la derogación de 1935. Hoy, la bodega es más fuerte que nunca bajo la dirección de la tercera generación, Thomas Qualia, siendo LeNoir su variedad líder para la producción de vino de Oporto.

La nueva industria vinícola de Texas


A finales de la década de 1960 y hasta la fecha nació una nueva revolución vitivinícola en América y en el mundo. Se plantaron viñedos en todos los estados y varios se establecieron como comercialmente viables y Texas es uno. Aunque había habido Val Verde Winery y otros viñedos de Texas, los dos primeros nuevos viñedos para el vino fueron establecidos por Bobby Smith en Springtown, Texas y un grupo liderado por Clint McPherson, Robert Reed y Roy Mitchell llamado Sandy Land Grape Growers Association west de Lubbock, Texas en 1974. Lento al principio pero rápido a principios de la década de 1980, se plantaron viñedos en todo Texas y pronto siguieron las bodegas. En 1975, las áreas de interés se desarrollaron en Lubbock, Fredericksburg, Fort Worth y Fort Stockton, Texas y continúan siendo hoy centros vinícolas con las variedades Vitis vinifera.

Llanuras del sur. El área de Lubbock se ha convertido en la principal zona productora de uvas de Texas con aproximadamente 1,300 acres de uvas en 1995 y este número debería aumentar. El área es la región superior de Texas porque está libre de pudrición de la raíz del algodón y la enfermedad de Pierce. También es muy seco, lo que reduce significativamente los problemas de podredumbre negra. El suelo es el mejor del mundo y las noches son frescas, lo que ayuda a la calidad de la fruta. Sin embargo, la congelación es un problema importante en Lubbock, Texas. La pregunta es ¿qué tan lejos al norte de Lubbock se puede cultivar una variedad sin una lesión grave por congelación? La línea de temperatura mínima anual promedio de cero grados F desde el sur del condado de Collinworth hasta el condado de Cochran se considera el límite superior para Vitis vinifera cultura. Riesling y Chardonnay se cultivan al norte de Plainview y Sauvignon Blanc y Zinfandel ligeramente al norte de Lubbock, Texas. Cabernet Sauvignon, Merlot, Chenin Blanc y Muscat Canelli se cultivan al sur de Lubbock, Texas. Dado que la industria es joven, tomará tiempo tomar una determinación firme sobre qué variedad crece mejor y dónde. Las bodegas del centro de Texas dependerán en gran medida de las uvas de South Plains.

Lejano oeste. Ste. El viñedo Genevieve de 1,000 acres del Departamento de Tierras de la Universidad de Texas domina la superficie del lejano oeste de Texas, pero hay 200 acres adicionales en Dell City, Fort Davis y otros lugares. Sauvignon Blanc, Chardonnay, Chenin Blanc, Ruby Cabernet y Zinfandel han producido rendimientos muy altos en frutas de primera calidad. Las heladas de principios de otoño y finales de primavera, la pudrición de la raíz del algodón, la cantidad y calidad del agua y la clorosis férrica son factores limitantes. Las montañas Davis tuvieron una prueba de viñedo positiva para la enfermedad de Pierce en 1996, sin embargo, no han muerto más vides. El clima seco, el suelo fértil y los inviernos suaves son positivos para la zona. Muy buena producción, vigoroso crecimiento de la vid y alta calidad del vino han superado las expectativas de la zona.

zona rural montañosa. La región al norte de Fredericksburg a San Saba y al oeste de Menard, Texas, es el hogar de hermosas colinas de piedra caliza y arroyos prístinos con aproximadamente 600 acres de viñedos. Hill Country es famoso por la producción de duraznos con un suelo y un clima excelentes. Un gran comercio turístico ha convertido a Hill Country en una popular región vinícola. Las enfermedades de la fruta y el follaje, el granizo y la pudrición de la raíz del algodón son problemas en la zona. En 1996, un brote grave de la enfermedad de Pierce hizo que los productores pensaran mucho antes de plantar nuevos viñedos en Hill Country.

Madera de West Cross. The north central region of Texas has approximately 250 acres of grapes with a large number of smaller vineyards and wineries. The area has a wide variety of soil, some of which are deep, well drained sandy loam and excellent for grapes. The climate is typically dry, but rainfall can demand sprays for disease protection. Marketing is an advantage here because of the very large Dallas/Forth Worth metroplex. At one time the vineyards were all American varieties, which were replaced by French X American hybrids, which have now been replaced by Vitis vinifera varieties. However, there is interest in going back to hybrid plantings for better disease and cold protection. In 1994, the city of Grapevine obtained favorable state legislation for wineries and become a center for wine marketing. It is also the home of the Texas Wine and Grape Growers Association. Pierce's Disease has tested positive in the West Cross Timbers in 1996, and some vineyards have been totally killed.

East and South. All of east and much of south Texas are grape disease territory. Pierce's Disease and black rot are the dominant limiting factors in this very large region of the state. Fortunately, outstanding port wine has been made by Tommy Qualia of Val Verde Winery of Del Rio and Paul Bonarrigo of Messina Hof at Bryan, Texas from the LeNoir grape which is resistant to Pierce's Disease. Cynthiana has also been planted as a PD tolerant variety. Blanc duBois offers potential for white wine with very good quality being made by Raymond Haak of Haak Winery and Bob Cottle of Pleasant Hill Winery. Muscadines grow well in the acid soils of east Texas with Piney Woods Winery at Orange making very good muscadine wine. There are many wineries in this region, which use Vitis vinifera fruit which is produced in either the south plains or far west Texas. Because of the high population and excellent marketing potential of the east, this trend will continue into the future.

Types of Grapes

There are six basic types of grapes grown in Texas: Vitis vinifera, French X American hybrids, American varieties, Muscadines, rootstocks and native species. The Texas wine industry is 99% Vitis vinifera. These are the classic wine grapes of Europe which are also grown in California, and all other major wine regions of the world. Before the new Texas wine industry, most vineyards were small and for home or local use. They consisted of the cold hardy, disease and insect resistant American varieties. This included hundreds of varieties however, the prominent varieties were the Munson varieties Beacon, Carman, Champanel and Ellen Scott, Cynthiana from Arkansas, and the Vitis Bourquiniana varieties, LeNoir, Hebemont and Favorite.

In the early 1970's the American varieties were replaced by French X American hybrid varieties such as S 9110, SV 12-375, Vidal 256 and Chambourcin. By the late 1970's with leadership from Kim McPherson and others only Vitis vinifera were being planted, and by 1985 the Texas industry was exclusively Vitis vinifera varieties, except for Port from LeNoir. Since 1996 with leadership by Jerry Watson and the Cat Spring Grape Meetings a number of vineyards have been planted in east and south Texas using LeNoir, Blanc duBois, and Cynthiana, which are Pierce's Disease tolerant varieties. Over 20 additional Pierce's Disease tolerant varieties are being tested in a new vineyard on the Texas A&M University campus which was planted in 2001.

In the acid soils of east Texas, Muscadines can be grown to perfection however, there are only very small plantings and only Piney Woods Winery is making muscadine wine.

Rootstocks are hybrids of native American species, most of which were hybridized in southern France during the phylloxera epidemic. Rootstocks are used when a special root or soil problem can be corrected by their use. The most common needs in Texas are iron chlorosis which is corrected by using Fercal or 41B, nematodes which are corrected with SO4 or Dog Ridge or Freedom. Cotton root rot problems can be reduced by using Dog Ridge. One rootstock, 110R can address more than one problem and is the leading choice for Texas today. There are 21 native grape species according to Michael O. Moore in Flora of North America and 15 grow wild in Texas along fence rows, in forests, and on trees. Therefore 70% of the grape species of the world are native to Texas. The most dominant being Vitis mustangensis (Vitis candicans) wild mustang which grows in all of central, east, and south Texas from the Red River south to the Rio Grande rivers. In the acid soils of east Texas the wild muscadines Vitis rotundifolia are very common. Vitis monticola y Vitis cinerea var. helleri (Vitis berlandieri) are common in the high pH soils of the Hill Country. Vitis cinerea is common along the alluvial flood plains of the Brazos and Colorado rivers. Native species are different from cultivated varieties in that the vines are either male or female with most of the vines being male with no fruit.


Save grapes from fungal disease with thorough cleanup

TribLIVE's Daily and Weekly email newsletters deliver the news you want and information you need, right to your inbox.

Q uestion: Each year, I struggle with black rot on my grapes. I have used Serenade but without much success. Can you suggest any methods to eliminate the problem? Perhaps a different fungicide, a different way to use Serenade, or maybe something I can do to the soil beneath the grape vines?

Answer: Black rot is a fungal disease, caused by the fungus Guignardia bidwellii, which strikes grapes with great frequency, especially during wet conditions. If not controlled, many half-grown grapes can rot and fall off the vine.

Upon infection, the initial symptoms of black rot are yellow spots on the leaves. Eventually, these spots turn dark around the margin, and two weeks later, they disperse thousands of spores. Dark lesions can occur on stem tips and tendrils as well. These spores quickly spread onto developing fruits and begin to infect them.

Infected fruits exhibit small, round, brown spots that quickly expand, eventually causing the entire berry to rot within a few days. When it is rotted, the diseased fruit shrivels and turns hard and black. These grape “mummies” contain thousands of spores that can go on to infect more fruit clusters and plants.

Black spot easily overwinters on these fruit mummies and on fallen grape leaves and other debris that may contain spores. When spring arrives again, the fungus becomes active, and a new cycle begins.

Black rot can be difficult to control. No fungicide will provide 100 percent control, unless you also follow a few cultural practices to help control this disease.

Of critical importance: Every fall, clean up the vines. Destroy all grape mummies by burning them or tossing them into the garbage. Mummies that fall to the ground or stay attached to the vine are huge vectors for reintroduction of spores the following season. They must be removed. Remove diseased leaves by raking them away from the plants and throwing them away.

A dormant spray of lime-sulfur during late winter also will help control overwintering spores, but it's not a substitute for cleaning up the orchard and disposing of all mummies.

Grapes should only be grown where air circulation is good. To improve air circulation and help the developing fruits dry off faster after rains, summer pruning is essential. In late June or early July, head out to the orchard with a clean, sharp pair of pruners and a cup of 10-percent bleach solution. Cut off all grape leaves, shoots and tendrils that hang over any clusters of developing grapes. The fruits should be exposed to sunlight and air as it grows. Dip the blades of your clippers into the bleach solution between every cut to ensure you aren't spreading any pathogens from one plant to another.

Biofungicides, such as Serenade, are effective against black rot when used appropriately and in conjunction with the cultural practices I outlined above. Vines should be sprayed well before any symptoms occur, especially if you've dealt with this fungus before. You need to start spraying as soon as the initial vine growth reaches about 2 to 3 inches long because it's important to control the pathogen before it becomes established on the leaves and spreads to the fruit. Apply to both upper and lower leaf surfaces as well as to the vines themselves.

Continue spraying at 10-day intervals until four weeks after the plants finish blooming. This is the most critical time for control. Spraying early, before the plants come into flower, is very important for controlling this disease.

After the grapes form and they reach four to five weeks old, they're naturally resistant to the fungus that causes black rot, and sprays are no longer needed.

Horticulturist Jessica Walliser co-hosts “The Organic Gardeners” at 7 a.m. Sundays on KDKA Radio with Doug Oster. She is the author of several gardening books, including “Attracting Beneficial Bugs to Your Garden: A Natural Approach to Pest Control” and “Good Bug, Bad Bug.” Her website is jessicawalliser.com.

Send your gardening or landscaping questions to [email protected] or The Good Earth, 503 Martindale St., Third Floor, D.L. Clark Building, Pittsburgh, PA 15212.

Support Local Journalism and help us continue covering the stories that matter to you and your community.


Ver el vídeo: Control de Botrytis y pudrición ácida en vid